miércoles, 1 de junio de 2016

DIY: Room decor - Vol. II

¡Buenos días!
Como ya os dije con el motivo de cambio de habitación, me he echado en manos de las manualidades y la decoración. Y la verdad, las manualidades no es nada nuevo, porque siempre me ha gustado pues hacer collages para regalos de algún amigo/amiga, en Navidad me encargo de montar todo el belén y haciendo mis propios detalles para completarlo, etc. Pero la decoración pues, a ver, sí, me gusta ver mi habitación arreglada, mis libros en orden, mis fotos, pero de hacer cosas para decorar la habitación no. (Vamos DIY)

¿Qué queréis que os diga? ¡Le he cogido el gusto!
Económico, fácil de hacer, entretiene y queda bonito. Esque son todo cosas buenas, y contra eso no se puede luchar. Ü

¿Seguímos con el Volumen II: DIY?
Bien, esta vez traigo dos nuevos y un trasplantado de cactus.
Vamos a empezar con el jardín enmarcado. 

Jardín enmarcado: Creo que no hace falta descripción del objeto, un - jardín - enmarcado. 
Vayamos por pasos: 
1. Compra un marco bonito, cola para tejidos, flores de tela, (porque enmarcar flores naturales, al final se secarían) y un pincel en mi caso.
2. Separa las flores que quieras usar, (eso va a gustos) y le cortamos la puntita de la parte de atrás para que se agarre mejor al fondo. 
3. Coge el marco, esta vez vamos a prescindir del cristal, para que las flores sobresalgan del marco.


4. Pegamos el fondo, en este caso blanco a la parte de atrás del fondo y empieza lo bueno.
5. Prepara la cola, el pincel y coloca algo de cola en el papel y en la parte de atrás de la flor. 
6. Ya colocado es cosa de dejar reposar las flores para que se adhieran bien al fondo. Y colocar donde prefieras. 

El efecto de salir del cuadro. ¿Ahora se entiende, no?

Movimiento de cactus: Esto simplemente ha sido un cambio de casa para Basilio. 
Quien me conoce sabe de mi extraña afición por comprar cactus y ponerles nombre. Este es Basilio, pero también están Cactilio y Cactilio Jr. Ö
 Y el último de hoy.
Pecera de colores: En este caso tampoco tiene mucho trabajo. Pero os lo explicaré un poco por si hubiese alguna duda.

1. Compra sal de colores. Rosa y verde, porque la habitación es verde y morado, diferentes tonos, pero va a quedar genial. 

2. Un poco de rosa, un poco de verde, un poco de rosa y un poco de verde. Haciendo capas finitas.
Y por último he encontrado una bolitas de esas que se hinchan al estar un rato a remojo, y he rellenado el vacío de la pecera.

Y así es el resultado. 

Espero que os haya gustado el post, y que no se haya hecho muy largo, he intentado acortarlo todo lo posible pero sin dejar dudas. 

Como siempre digo, te ha gustado? Deja un comentario. ¿No te ha gustado? También deja un comentario. 
Nos vemos en las redes y nos leemos por aquí. 

¡1 besazo!